EL SENSOR MPS: EL PRIMER SENSOR DE GAS INFLAMABLE CON EL QUE PUEDE CONTAR

La próxima generación de detectores de gas combustible está aquí, proporcionando precisión, confiabilidad y seguridad sin precedentes para los trabajadores. Blackline Safety y NevadaNano se han asociado para llevar el sensor de gas inflamable MPSTM a la línea G7 de monitores de seguridad conectados de Blackline. El sensor MPS es la primera innovación en monitores de gas combustible en cuatro décadas y transformará la forma en que monitorea los entornos de sus empleados en busca de niveles inseguros de gas combustible.

 

ALTA PRECISIÓN PARA UNA SEGURIDAD EXCEPCIONAL

 

 Con G7 y MPS, los trabajadores ya no tendrán que adivinar las lecturas de sus sensores de gas combustible debido a la calibración de un gas y la exposición a otro. Tampoco se enfrentarán al riesgo de sensores envenenados. El sensor de gas inflamable MPS es la solución a las deficiencias de los sensores tradicionales de límite inferior de explosividad (LEL), como falsas alarmas, lecturas inexactas y capacidad limitada para detectar con precisión múltiples gases. A diferencia de los detectores de gas LEL convencionales, el sensor MPS detecta una docena de gases combustibles en cualquier entorno.

UNA DOCENA DE GASES SIN FACTOR DE CORRECCIÓN

El sensor MPS tiene la respuesta lineal más precisa de la industria para una docena de los gases combustibles más comunes, que incluyen:

  • Hidrógeno
  • Metano
  • Etano
  • Propano
  • Butano
  • Pentano
  • Hexano
  • Tolueno
  • Xileno
  • Etileno
  • Propileno
  • Isopropano

CARACTERÍSTICAS

Las características incorporadas adicionales del sensor incluyen:

  • Compensación ambiental automática de presión, temperatura y humedad, precisa incluso con fluctuaciones ambientales rápidas
  • El diseño a prueba de fallas nunca causará falsa confianza
  • Responde con precisión para una docena de gases sin un factor de corrección
  • Respuesta casi instantánea
  • Conectado a la nube para transmisión y grabación automática de datos

MPS lleva la detección al siguiente nivel. Cuando un trabajador entra en un edificio y se mueve de un área a otra, el sensor MPS clasifica cada lectura de gas en una de las seis clasificaciones y las transmite a Blackline Safety Cloud.

  • Clase 1: Hidrógeno
  • Clase 2: mezcla de hidrógeno e hidrocarburos
  • Clase 3: metano o gas natural
  • Clase 4: gas ligero o mezcla de gas ligero
  • Clase 5: gas medio o mezcla de gas medio
  • Clase 6: gas pesado o mezcla de gas pesado

En combinación con la tecnología de ubicación integrada en cada detector G7 conectado, esta información impulsa el software de análisis de datos líder de Blackline, proporcionando información sobre sus operaciones que anteriormente estaban ocultas. Puede ver si el hidrógeno está presente en un área de su instalación donde históricamente no estaba antes. Si algo está goteando en el área, ¿proviene de su materia prima o de un gas de salida agrietado?

Shopping cart

0

No products in the cart.